Objetivo 2: RECUPERAR MATERIALES
1
2
3
4

VALORIZAR EN LUGAR DE ELIMINAR

LA COMODIDAD DE MIRAR HACIA OTRO LADO

La realidad es que los ciudadanos sentimos alivio al deshacernos de nuestra basura... y nos desentendemos de lo que vaya a hacerse con ella. A muchos políticos les pasa algo parecido, y se pagan fortunas en dinero publico por tratar de quitarse el problema de encima. Por eso nos hemos limitado durante muchas décadas a hacer grandes agujeros donde arrojarlo todo. Pero la pregunta es ¿porqué no se ha invertido en tecnologías innovadoras para recuperar los materiales que llevan los residuos? ¿Cómo es posible que en el siglo XXI se sigan colmando vertederos con el 70% de la basura urbana? La respuesta es fácil y triste: la recogida y depósito de residuos no requiere gastar en investigación...y genera pingües beneficios, aunque sea a costa de los impuestos de los ciudadanos.

Es cierto que se ha apostado por la recogida selectiva a pesar del coste que supone, y que se ha invertido en sistemas para obtener compost y metano. Pero la separación de los materiales, que es la base fundamental para valorizarlos, se sigue haciendo por métodos convencionales, incluido el triaje manual, y eso sigue haciendo que la mayor parte de la basura acabe en vertederos. El problema es de tal magnitud, que se está apostando por la incineración en masa de ese 70% de rechazo, que es la forma más rápida de perder de vista la basura. Pero las inversiones son enormes, la contestación social tremenda, el rendimiento discutible y, sobre todo, solo se puede contemplar para grandes urbes, ya que es inviable en zonas rurales.

Imagen Esquema de proceso.

RECUPERANDO MATERIALES QUE TIENEN UN MERCADO

La recuperación y valorización de esos materiales es la clave para resolver el problema. Y ese es el objetivo principal de ECO HISPÁNICA, que ha investigado durante años para, finalmente, patentar un sistema innovador encaminado a transformar un residuo (un material que aparentemente no tiene valor y nadie desea), en un material o subproducto con valor (que alguien si desea) a efectos comerciales...O sea, a VALORIZAR los residuos...

Nuestro proceso facilita y optimiza la separación de los elementos que componen los residuos, con el objeto de poder aplicar métodos específicos para el aprovechamiento de cada tipo de material, de forma totalmente respetuosa con el medioambiente. En efecto, nuestro Waste Cleaner, aparte de reducir el volumen de los residuos a un 20% de su volumen inicial, hace de la basura algo higienizado y muy fácil de separar automáticamente. Ello facilita el reciclaje de metales y plásticos y, lo que es más importante, convierte la materia orgánica a un formato limpio, manejable, y apto para múltiples aplicaciones.

ECO HISPÁNICA no va contra ningún sistema. Es más, nuestra tecnología, aparte de ser una alternativa en sí misma, puede complementar cualquier otra instalación y, es más, incrementará su rentabilidad.

CON ECO HISPÁNICA, SEPARAR ES FÁCIL

La basura doméstica es una masa altamente heterogénea. Su composición es imprevisible y ahí es donde radica la complejidad a la hora de separar los materiales que la componen. Metales, plásticos, cascotes, textiles, líquidos y orgánica en proceso de descomposición se unen en una masa pestilente y cargada de agentes patógenos.

Tomaremos como ejemplo una lata de refresco, para entender mejor esta dificultad. Para poder extraer una simple lata de aluminio, que está dentro de una bolsa de basura, primero se hace necesario romper dicha bolsa y dejar aflorar su contenido. Este es el procedimiento convencional. Al romper la bolsa, los líquidos y otras sustancias orgánicas en proceso de descomposición abandonan esta protección impermeable y ensucian, obstruyen y contaminan los elementos mecánicos con los que entran en contacto.

Imagen trabajo manual de triaje El triaje manual ya no es necesario con la tecnología de ECOHSIPÁNICA.

La mayoría de estas instalaciones aplican después de la apertura de bolsas un triaje manual, es decir, un grupo de personas, con gruesos guantes, mascarillas y monos especiales, separa a mano los componentes de la basura en un proceso muy cuestionable desde el punto de vista de la seguridad y la higiene en el trabajo, que además alcanza un rendimiento muy bajo. Es después de esta selección manual cuando entra en juego la selección mecánica.

En muchas ocasiones, la máquina de separación del aluminio no podrá absorber y decantar la lata de refresco por estar atrapada entre las bolsas de plástico. Otras veces la bolsa de plástico acompañará a la lata de refresco hasta el contenedor de metales. Esta pequeña descripción toma sentido cuando se lleva a cabo una visita a una de estas instalaciones. Es tan desagradable para el olfato y para la vista que uno se pregunta. ¿No hay otra forma más limpia y efectiva de hacer esto?.

Ahora sí, porque con ECO HISPÁNICA, la basura ya no es basura

Imagen trabajo manual de triaje